miércoles, 18 de enero de 2017

¿Futsal? o ¿Adivina dónde está la pista?

Cuando se inicia un ciclo, en este caso un año, siempre se plantea como mejorar el aspecto que uno considera importante. En el Futsal está claro que ahora mismo la imagen que se proyecte es fundamental, es una época de crecimiento (Alemania inicia su andadura con la Selección Nacional), UEFA  y FIFA desarrollan programas para  formar a los técnicos, en los Juegos Olímpicos de la Juventud de 2018 se incluye el Futsal…




Dándole vueltas a este momento, una de las posibles mejoras podría ser la de las pistas, unificar su formato a nivel de visibilidad de la cancha, que se identifique con nuestro deporte como ocurre con la pista azul de la LNFS. Parece difícil, pero ya vi en Japón en 2007, en su primera liga,  como con imaginación y TRABAJO se puede solucionar el tema.














Horas antes de los encuentros, hay personal dedicado a cubrir las líneas que no son necesarias para la práctica del fútbol sala con cinta adhesiva del mismo color de la pista. De ese modo, los límites de otros colores, y de otros deportes, quedan ocultos y a los ojos de todo el mundo, solo se aprecian las líneas propias del deporte que se practica. Como resultado, los jugadores no se pierden en mil zonas y los aficionados tiene una imagen clara de las dimensiones del 40x20 y de la localización exacta de los jugadores.



Un sencillo gesto que en nada perjudica el espectáculo y que cuando acaba el partido se retiran sin mayor complicación dejando la pista lista para que otro deporte entre en escena. Me sorprendía la facilidad con la que los japoneses lo hacían jornada tras jornada, y la gratitud de jugadores y aficionados que no se perdían en laberintos de líneas sin sentidos.