jueves, 2 de marzo de 2017

La crisis del 1x1

Todos evolucionamos, igual que todo evoluciona, siempre buscamos mejorar, superar nuestras limitaciones y anteponernos a nuestros rivales. El fútbol sala no es menos y siempre busca mejorarse así mismo, aunque por el camino se pierdan valores que hacen único este deporte.





Algo más que característico dentro del futsal son los “uno contra uno”, algo que siempre da espectacularidad y que cada vez menos se ve en los partidos. El problema viene de la base, de las escuelas, canteras… que centran a los niños en tácticas sin potenciar la imaginación con un balón en los pies.

No se consigue nada gritando a niños entre 7 y 12 años “no te la juegues de último”, y ¿por qué no? Démosles recursos para potenciar su imaginación y que puedan autogestionarse ellos mismos en diferentes momentos de los partidos, facilitémosles los medios técnicos necesarios para una correcta ejecución.

Viendo a Bita, un jugador húngaro, podemos pensar que el 1x1 no está muerto. Bita no duda en el momento de irse no solo de uno sino de tres jugadores en la misma jugada. Una jugada que dejó a toda la grada boquiabierta ante lo que acababa de suceder en la Final Four de la Magyar Kupa del pasado mes de febrero.